sábado, 23 de marzo de 2013

Portfolio Web

Como ya dije hace unos días este era uno de los proyectos que estaba realizando en el Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones Web, un portfolio con ejemplos de mi trabajo y algunas cosillas más. Como se trata de un ejercicio final, se puede observar que ya he acabado el curso y ahora toca hacer prácticas en alguna empresa (de gratis, pero hay que aprender).

A la web le faltan algunos detalles, pero de momento se va a quedar como está hasta que tenga tiempo y supere las pruebas de testeo a las que pueda someterla. Falta implementar el formulario de contacto para que me envie un correo de verdad, ya que de momento solo comprueba que los datos estén correctos, además de que por las limitaciones en los tamaños de archivo que tiene el servidor, no puedo subir un video que funcione (Es que no puedo pagar un hosting y he recurrido a uno gratuito).

En fin, no hay mucho más que contar. Ahora que se muchas cosas nuevas de Desarrollo Web podré dedicar algún tiempo a organizar todo el contenido que hay en el Blog para que se pueda localizar más facilmente.

Para ver el portfolio click en la imagen o en este enlace: http://rathsodic.webcindario.com

También lo añadiré por aquí en algún enlace. Hasta el próximo post

sábado, 16 de marzo de 2013

Opinión: Invasores

Hoy lo que voy a escribir es un artículo de opinion, después de los últimos acontecimientos que he ido viviendo despues de la presentación de la PlayStation 4, y es que hay varias cosas en la evolución de la industría del videojuego que no me estan gustando nada y que, con la actitud de la mayoría de usuarios, parecen imparables.

En primer lugar hablo de la intrusión de la industría del cine en la del videojuego. Son aquellas personas y empresas a las que yo llamo invasores y que, en la mayoría de los casos, vienen atraidos por el dinero. Personas dedicadas al desarrollo de juegos hablan de que el futuro de estos está en parecerse cada vez más al cine y van por ese camino haciendo cada vez mejores gráficos y más “realistas”, pero restando originalidad y, lo que es más importante, interactividad y diversión, que son el verdadero alma de los videojuegos. En mi opinión es como si dijeran que la evolución de los libros es acabar conviertiendose en televisión, cuando son dos medios MUY diferentes.

La industría del cine es muy cerrada y es verdaderamente dificil entrar en ella. Se requieren contactos y suerte (a veces se entra con talento, es cierto, pero también se requiere suerte para que te “descubran”). Poco a poco se está convirtiendo al mundillo que tanto nos gusta en “Hollywood 2”, donde para doblar el último proyecto de tal compañía hay que ser actor de doblaje de películas, se empiezan a contratar músicos autores de bandas sonoras en muchos filmes y hasta “escanean” y llenan de sensores a actores para que aparezcan en 3D dentro de nuestros juegos favoritos. Es una invasión en toda regla que, además, ha dejado a lo Indie en una especie de Serie B donde muchos apasionados aun encontramos verdaderas joyas sin dejar, eso si, de sentirnos un poco Frikys, o como si solo vieramos pelis de los sabados por la tarde en Antena 3.



Mientras que por un lado nuestros amados píxeles y polígonos limitados nos reconquistan (en lo indie se esta poniendo de moda el pixelart), los juegos en las tiendas son cada vez más caros y muestran más detalle en las partículas y las marcas en la piel de los personajes como si eso fuera lo que ayuda realmente a la inmersión del jugador.

Las grandes empresas empiezan a tener el poder por que solo ellas tienen el dinero para crear superproducciones cada vez más caras (que en las tiendas también les salen más caras a los usuarios), se necesita más personal para trabajar en menos parte del desarrollo dentro de un proyecto (grafistas pintando solo ruedas, programadores dedicados a solo una parte de una parte de un menú…), y se bombardea a los jugadores con cada vez más contenido coleccionable que en realidad no proporciona horas de juego, si no una navegación por pantallas y pantallas de menus que en ocasiones se parece bastante a perder el tiempo viendo trofeos sin más.

Se empieza a buscar dinero en todo. Niveles, personajes, circuitos o coches extra… Y también se empieza a notar (aunque siempre la hubo) la manipulación en los medios de comunicación especializados donde se presiona para conseguir notas altas o se forman grupos de intereses para obtener ventajas frente a la competencia.

Por ejemplo, esta semana me encontré un estudio que decía que para ser jugador hardcore hay que pasar al menos cinco horas a la semana jugando con títulos de género tradicional, en las plataformas PS3, Xbox360, PC y Mac, es decir, que si juegas al Call of Duty, por ejemplo, en Wii, no eres hardcore, pero si juegas en Xbox si, y luego me encuentro con grupos de discusión que dicen que Wii U no es consola de nueva generación por que tiene menos potencia que PS4, cuando es sabido por todos que una generación es un grupo de consolas que conviven en el tiempo. Pero bueno, parece que lo que no gusta simplemente se menosprecia y no se piensa en las novedades que se aporta a la jugabilidad, ahora solo importa la imagen, el aspecto, más polígonos, más partículas y motores mejorados que hagan que se pueda apreciar las células epiteliales de los personajes. La diversión parece haber pasado a un segundo plano.


Se aprecia todo lo que comento en los anuncios de televisión de las últimas novedades donde apenas se muestra un Gameplay claro del título. Todo son cámaras cercanas, planos de cine con acción a raudales donde el control no está en manos del jugador y el poder de decisión que este tiene puede ser solo un “pulsa el botón cuando el juego te lo indique”. Realmente si se piensa como serían grandes los juegos de antes en esta generación, nos vienen a la mente imágenes verdaderamente absurdas y la sensación de que todo aquello que los hacía divertidos no estaría o acabaría perdido entre horas y horas de escenas animadas.

Por otro lado, la parte buena es que las mejoras tecnológicas han contribuido a la aparición de grandes y carismáticos personajes que pasarán a la historia y nos evocaran recuerdos de horas de diversión a todos nosotros cuando los recordemos en el futuro. Además, a muchos nos servirán de inspiración para crear nuevas historias. Es esta una parte buena que, sin embargo, de continuar la invasión de actores y directores de cine, se acabará convirtiendo en un personaje con la misma cara (la del actor o actriz famosos de turno) en 30 o 40 juegos diferentes.

En fin, supongo que a pesar de todo, la pasión que sentimos algunos por los videojuegos nos hará caer en las garras de esta “corporación” que se esta formando y, como acabaremos siendo infelices apareciendo como un engranaje más en una cadena de montaje formada por miles de personas para la creación de un producto repetitivo y basado en tendencias de un mercado, cuando ganemos suficiente dinero pasaremos a segunda división creando nuestros propios estudios y disfrutando del verdadero alma de este tipo de medios. Solo hay que ver la tendencia actual donde muchos genios huyen hacia lo Indie o compañías pequeñas, donde pueden crear aquello en lo que realmente creen, aunque muchos fracasen en su intento o terminen siendo “reabsorbidos” por las grandes y poderosas empresas que pronto tendrán el control de las dos industrias hermanas (pero no gemelas), el cine y los videojuegos. 

lunes, 11 de marzo de 2013

Próximamente nuevo Portfolio Web

Uno estudia como desarrollar Webs para hacerlas atractivas y tener muchas visitas y como consecuencia de su falta de tiempo para dedicarle al Blog, tiene menos visitas. Paradojas de la vida.

El caso es que aun tengo muuuuuuuuuchos trabajos y examenes, pero sigo estando muy influenciado por el mundo de los videojuegos en todo lo que hago como proyecto para las clases. Un ejemplo lo tengo en el portfolio que me estoy haciendo para una de las asignaturas. Con mi nave espacial surcando por el espacio, un gato que cierra los ojos cuando le haces click con el ratón y un OVNI de fondo que aparece por sitios aleatorios de la pantalla. Cuando lo termine, aunque no me lo voy a currar excesivamente (por que no hay tiempo), espero subirlo a algun servidor de Internet y usarlo como portfolio con sus galerías de imágenes y todo eso. (El gato no tiene un motivo concreto para aparecer, es que me gustan los gatos y me pareció simpático)

En unos dias acabaré y podré retomar proyectos y colaboraciones que tengo pendientes. Mientras tanto, toca estudiar y hacer un último esfuerzo para ver si añadimos un título más a la colección (aunque en este caso no está relacionado con videojuegos directamente, pero seguro que me ayuda a desarrollarlos, por los conocimientos de programación que pueda obtener)

Espero que hasta que esté un poco más libre me perdoneis el publicar menos contenidos en esta página. Ya volveremos a estar al 100% en el futuro.

domingo, 3 de marzo de 2013

Skills: Componentes de un gráfico

No sabía como llamarlos, si componentes, elementos, o lo que sea. El caso es que un gráfico normalmente se compone de varios elementos básicos y, entender esto, nos puede ayudar a ser mejores cuando creamos arte, tanto 2D como 3D y especialmente en el mundillo de los videojuegos. Hablamos de cuatro componentes básicos: Silueta (o forma), color, textura y sombra (o clarooscuro).

1. Silueta o forma: En juegos como Limbo hemos podido ver como muchas formas son reconocibles simplemente por una silueta en color negro. Además hay artistas que trabajan en la creación de gráficos partiendo de una imagen en negro del perfil del personaje, vehiculo o lo que sea que estén dibujando. Se trata precisamente de eso, ser capaces de diseñar arte que sea perfectamente reconocibles por su forma exterior nos puede ayudar a crear personajes y objetos que ganan en interés, dinamismo y que además interactuan mejor con los cambios que el entorno realiza sobre ellos (por la iluminación, por ejemplo).


2. Color: El color (que también pueden ser tonos de grises, blancos o negros) añade detalle y realismo a nuestras creaciones, convierte todo en algo más “simpatico” o más “tenebroso” dependiendo del uso que hagamos de él. Estamos acostumbrados a verlo en el día a día, pero podemos usarlo también en variaciones de tonos que no vemos normalmente para alejarnos del mundo real e irnos a lo fantástico (colores muy vivos para crear dibujos animados, por ejemplo).

Este elemento esta formado a su vez por otros (sus componentes), que son: Tono (el color en sí, es decir, rojo, verde, azul…) , Saturación (un color más saturado es más puro y vivo, mientras que un color menos saturado tiende al más al gris) y brillo (si añadimos blanco al color tendrá más brillo, si le quitamos y tendemos al negro será más “oscuro”).


3. Sombra o clarooscuro: El efecto que causa la luz sobre los objetos que nos rodean. Un brillo por aquí, una sombra en esa zona donde no da la luz… Depende por tanto de la iluminación que reciba el objeto, tanto de la situación de la fuente de luz que incide sobre él como de la intensidad con que lo ilumina. El caso es que hace realistas nuestras creaciones y pueden incluso darle volumen.


4. Textura: Rugosidades, arañazos, bultos, etc. Es algo a lo que estamos acostumbrados a sentir con el tacto pero que también vemos (sobretodo en el mundo de los videojuegos) de forma visual. Es el último paso para el realismo, aunque si queremos irnos hacia lo fantástico podemos recurrir a su “ausencia” (colores planos sin textura para dibujos animados). Pongo ausencia entre comillas por que siempre es bueno incluir algún tipo de textura por sutil que sea (para añadir suciedad, manchas y otros efectos, por ejemplo).


Así, entendiendo estos cuatro elementos que componen nuestro arte podemos trabajar uno por uno para crear gráficos para nuestros juegos que dejen mejor sensación al usuario que si los crearamos obviandolos. Debemos ser conscientes al menos de que existen y entonces seremos capaces de mejorar nuestros dibujos y modelos. Nada de pintar de rojo y ya está, nada de poner cuatro sombras y pasando, mejor seamos capaces de tener en cuenta los detalles, saltandonos solo lo que no sea necesario para el estilo que deseamos.