miércoles, 18 de marzo de 2015

Encaje en 3D

Lo hacemos cuando dibujamos en 2D, realizar una especie de boceto rápido y sencillo encerrando dentro de figuras geométricas los objetos que tenemos que detallar más tarde. Con esto, si nos equivocamos en las proporciones, es más fácil corregir en este estado inicial que cuando ya tenemos un trabajo más avanzado. Además, como tenemos un aspecto general del “todo” podemos echar un vistazo y detectar mejor medidas y posibles errores.

Bien, pues en 3D, además de la posibilidad de modelar basándonos en referencias 2D representando las vistas de un objeto, también nos puede ser útil realizar un encaje inicial con primitivas (objetos geométricos básicos en 3D). Sobre todo si nuestra visión en 3 dimensiones no es muy buena y nos viene mejor una referencia con volumen.

El encaje 3D es válido para todo tipo de objetos, escenarios y personajes, pero conlleva un tiempo extra, por lo que si ya tenemos un buen ilustrador que nos de unas buenas referencias con las que modelar, lo suyo es que no necesitemos invertir un buen rato en hacer ese encaje. Es por ello que es bueno acostumbrarse a usarlo solo cuando nos estamos basando en una imagen general de lo que queremos llevar al ordenador. Por ejemplo, si hemos ido a hacer fotos de algún vehículo o una casa del que no hemos podido sacar muchas vistas, tendremos que inventarnos gran parte del detalle y tal vez sea una buena idea recurrir a esta táctica para planear y medir bien las proporciones.


Conseguir formas lo suficientemente aproximadas solo con primitivas puede resultar un poco complicado, así que a veces también podemos editarlas un poco a nivel Low Poly para conseguir formas más cercanas o tener una aproximación más rápida. Además, después, si nuestro software 3D lo permite, tenemos varias opciones para situar nuestro encaje bajo el modelado definitivo sin que nos moleste. Así, en algunos casos podremos bloquear y convertir las formas básicas en transparente o gris, aunque también es bastante recomendable tenerlas en otra capa para poder mostrarlas u ocultarlas dependiendo si las necesitamos o nos están molestando.


Por último hay que mencionar que, al igual que pasa con el tradicional encaje en 2D, no hay que ser, en el caso tampoco del encaje 3D, demasiado estricto con las formas básicas que obtenemos de inicio. Una vez estemos modelando nuestro objeto u objetos definitivos, podemos corregir pequeños detalles sobre la marcha, añadir cosas, hacer el modelo ligeramente más alto o ancho por que nos parezca más realista, etc. Solo es una guía que no exige ser calcada con exactitud, así que aún queda un poco para la improvisación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario