martes, 20 de diciembre de 2016

Plataforma gamificada de Gametopia

Como ya comenté hace algún tiempo, me encanta participar en los concursos que suelen organizar en Gametopía, especialmente los que tienen que ver con escribir guiones, descripciones de juegos o de personajes. Fue así como obtuve un segundo premio desarrollando la breve historia de un gato buscador de tesoros en el concurso “Escribe un personaje”, el cual consistía en poder elegir uno de los cursos disponibles y hacerlo gratuitamente. (Elegí el curso de Unity medio, titulado como Unity para Soldados).

A pesar de que ya he hecho unos cuantos cursos tanto Online, como presenciales, con esta empresa dedicada a la formación para videojuegos, esta vez ha sido diferente porque hasta ahora, no había tenido acceso a su plataforma gamificada (en mis anteriores experiencias como alumno, no la habían desarrollado aun), y tengo que decir que mola muchísimo y es un extra para seguir contando con ellos cada vez que amplíen su catálogo a algo que necesite aprender.

Una vez dentro de la plataforma gamificada encontrareis unas cuantas cosas que hacer, que ayudarán a entreteneros e incentivaros para que estéis motivados/as con el curso que hayáis escogido. Todo gira en torno a una historia de exploración intergaláctica en la que podréis elegir un rol para vuestro avatar dentro de la plataforma (pensando en el ritmo que queréis tener a la hora de seguir los cursos) y explorar para ver si encontráis alguna de las reliquias escondidas mientras aprendéis gracias a los videos, documentos y los tutores especializados en la formación elegida. El objetivo, o el premio de la historia son los llamados Astropoints, que traspasan la pantalla hasta nuestra vida real, adquiriendo valor para obtener descuentos en los productos y cursos de Gametopia. 


¿Y cómo ganamos Astropoints?

Sacando buenas notas en los trabajos presentados, siendo rápidos con el seguimiento de nuestra formación o encontrando reliquias y ganando medallas (si, también hay medallas por conseguir logros en la plataforma). Aunque eso sí, también podemos perderlos, siendo mucho más difícil perderlos que ganarlos, ya que dependerá de no acabar los cursos dentro del tiempo establecido o de las “apuestas” que hagamos, y con apuesta me refiero a elegir por ejemplo un rol para nuestro avatar que presume de ser rápido y obtener buenas notas y al final comportarnos de manera que logremos justo lo contrario.



Todo esto que cuento y mucho más, viene por supuesto acompañado de un grafismo videojueguil estilo retro bastante chulo y que acompaña la historia (y con algún homenaje a nuestra infancia de jugadores). Así que todo está muy bien pensado para que estemos motivados/as y nos divirtamos (¡por si no nos divertíamos ya bastante aprendiendo cualquier cosa sobre el desarrollo de videojuegos!), que escojamos nuestra manera de trabajar (más rápido si no hay tiempo que perder o tomándolo con calma y disfrutando de aprender, asegurándonos de absorber bien todos los conocimientos) y que podamos perder el tiempo explorando, pero lo justo, sin dormirnos.


No quiero olvidarme también de la parte gratis de Gametopía, y es que hay publicados un buen número de artículos y consejos sobre varios roles dentro del desarrollo de juegos que además se encuentran recopilados y ampliados en los libros escritos por Daniel González que ya están publicados desde hace tiempo (los cuales podréis conseguir un poco más económicos gracias a los Astropoints)

En fin, que con esto y haber mostrado los dos pequeños ejemplos creados durante el curso de Unity y mi proyecto final, solo me quedaría actualizar con un video del mismo, pero eso será próximamente.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Curso de Unity de Gametopia: Proyecto final

Aunque he tenido dificultades con mi ordenador portátil y mucho lio en el trabajo, finalmente he podido terminar un pequeño proyecto final para el curso de Unity para Soldados, que estaba haciendo en Gametopia. Y es que, aunque me había organizado para tener 60 días para este juego, por si decidía hacer algo un poco complicado, he sabido tirar hacia una historia y un conjunto de elementos que me permitirían ahorrar algo de trabajo. Tampoco quiero dedicar a un proyecto para aprobar un curso, los recursos y el tiempo que podría dedicar a hacer un juego completo para publicarlo.


Quienes me conocen saben que el tema de los robots está bastante presente en todo lo que hago, lo cual no se debe solo a la simpatía que les tengo cuando los veo en pelis y series de ciencia ficción, si no porque he podido comprobar que pueden evitarme ciertos problemas desde el punto de vista de programación, animación y modelado. (Y me apetecía hacer un juego 3D)

Queda poco natural una animación tosca y sin mucho trabajo (que se logra con tiempo que no tenía), pero estamos acostumbrados a ver ese tipo de movimientos torpes en el caso de los robots. Además, pensé que con la historia adecuada podía tener un prota sin brazos ni piernas. Que andaría sobre una ruedecilla que sería fácil de animar. Así fue como se me ocurrió Useless robot. La vida de un pequeño robot obsoleto retenido en una cárcel junto a sus compañeros, para ser reciclados llegado el momento. Un personajillo mecánico incapaz de saltar o de hablar, pero que se tendría que enfrentar a un buen numero de trampas por unos estrechos pasillos llenos de puertas automáticas y fosos de pinchos.



El modelo de protagonista fue muy sencillo de modelar (además, le pinte una textura de forma rápida), por lo que pude ponerme rápido a crear los assets para el entorno, que dejaría en este caso sin textura, para que todo tuviera un ambiente triste y gris (y entregar el trabajo a tiempo). Fue en esta parte cuando me encontré con algunos problemillas que tiene Unity para situar los puntos de pivote en objetos importados desde otros programas 3D, y también cuando pude testear un poco más la aplicación de colliders de tipo Mesh, que yo mismo creaba para las piezas de mi escenario ahorrando polígonos en lo posible.



Llegue así a los últimos días (aunque aun podía haber trabajado algunos más que quedaban de curso, pero no quise jugármela) y traté de evitar un error que suelo cometer en mis proyectos: Hacer yo mismo la música. Y es que no suelo quedar satisfecho con nada de lo que compongo, ya que no soy nada bueno en esto y estoy bastante limitado en los estilos y ambientes que soy capaz de crear, así que se me van las horas creando, cuando la mejor opción es contar (especialmente para este tipo de proyectos), con el trabajo de otras personas en forma de música libre (citando las fuentes, por supuesto).




Faltaba solo la parte del menú, la pantalla del fin de juego, un pequeño final y un logo para poder como título. Apartados, todos ellos, importantes en el curso, ya que las nuevas mejoras que se hicieron en el sistema de GUI de Unity se tratan en él y se exige su uso en la entrega final.

He de admitir que según avanzaba en el desarrollo me empezaba a divertir bastante (especialmente me resulta muy divertido cuando juego dejar que los muros trampa me aplasten y ver como el robot se despieza), así que pensaba que tal vez debía echarle horas y dejar todo listo para convertirlo en un proyecto personal de juego completo. Sin embargo, la historia y la jugabilidad no me parecen lo bastante buenas más que para demostrar a mi profesor lo aprendido durante el curso, por lo que fue al reflexionar sobre esto cuando quise terminar lo antes posible, entregar un proyecto que consideraba que tenía un buen nivel y dedicarme a crear otro juego completo desde cero como nueva intención de publicar algo. (Cuando se me ocurra algo y tenga ganas, que también tengo que seguir practicando el modelado 3D :P).


A continuación, un video del proyecto: